Inicio » Agropecuarias » “El último plato de comida es el viernes”

“El último plato de comida es el viernes”

Por Cristian Omar Acosta para La Colonia

Entre Ríos no escapa a los vaivenes de la realidad sociopolítica de la argentina o el mundo, esta semana no ha terminado y ya ha dejado en la agenda política del país muchos temas controversiales, indudablemente un camino se ha trazado y marca la cancha en la que se dirimirán los temas de la  agenda nacional.

Los actores políticos y sociales entrevistados por La Colonia en este artículo, intentaran dar  luz a una problemática compleja en ambas caras de una misma moneda.

Caras que han decidido mirarse y encarar juntas un camino. Poniendo en la agenda política tres temas: la tierra, los alimentos y el trabajo como eje y ordenador social.  

Se moviliza “El Otro Campo”

Carlos José Vigil

Entrevista a Carlos José Vigil, abogado con estudios de post-grado en economía y ciencias sociales en Italia. fue consultor, asesor en proyectos de desarrollo social, educación, comunicación y promoción humana en México, América Central, Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Chile, Paraguay, Uruguay y Argentina. Miembro fundador y presidente durante cinco años de la Asociación Argentina de Educación a Distancia (nuevas formas de educación); delegado a la Asamblea Mundial de Educación; delegado designado por la Conferencia Episcopal Argentina al IV Congreso Mundial sobre la Vida Rural (Roma, 2012). Miembro de la Comisión Nacional Justicia y Paz, organismo con objetivos de proposición e incidencia en temas de justicia y paz conformado por 20 personalidades laicas, que depende de la Conferencia Episcopal Argentina.

LC: Carlos, ayer  fue la jornada nacional de movilización del campo,  del “otro campo” como han manifestado ustedes hace pocos días frente a las puertas de la Sociedad Rural Argentina.  ¿Como lo han vivido y que objetivos pudieron cumplirse?

CJV: “En  primer lugar quiero saludar a los entrerrianos y agradecerles por la comunicación, son los medios alternativos los que nos permiten abordar los temas difíciles sin desvirtuar los verdaderos sentidos.

En este momento estoy en la estación de Ómnibus por tomar el colectivo para volver a mi casa en Santa Fé.

Tratare de hacer un  balance de la jornada de ayer, es sumamente positivo a pesar del mal tiempo en Buenos Aires, mucha gente que viajó desde el interior con el esfuerzo que eso implica por estos días y  también en el interior de las distintas provincias argentinas se han movilizado, no tengo el listado de todas pero prácticamente en todas las provincias de Argentina hubo concentraciones y manifestaciones.

Creo que el gran paso de hoy es que las organizaciones están trabajando  unidas por un mismo reclamo, porque a todos nos afecta, estamos recibiendo apoyos de organizaciones más grandes como Federación Agraria Argentina que en esto aportó mucho en todo el proceso y en la realización de ésta jornada.

Es algo muy  bueno, que venimos trabajando desde hace un  tiempo atrás. El primer encuentro que se realizó que convocó la Comisión Justicia y Paz del Episcopado Argentino que es una comisión de laicos que convocó a mediados de diciembre del año pasado a unas 18 organizaciones campesinas, indígenas, productores, organizaciones sociales , de la agricultura familiar y sindicatos. Desde  ese encuentro se empezó a trabajar en un marco de unidad y el grupo se fue agrandando y se fue consolidando hasta llegar a la situación de hoy, que no es un punto de arribo o una meta final, sino que simplemente es un eslabón en un camino que hay que seguir fortaleciendo en unidad, en paz y en diálogo, pero también con firmeza, esperando las respuestas de la de las políticas públicas para un sector como es el sector de la agricultura familiar campesina e indígena que está pasando momentos tremendamente duros,  tal como van las cosas, se avizora que el futuro es cada vez más duro y más complejo.

 

Omar Príncipe, presidente de la Federación Agraria Argentina

Omar Principe Federación Agraria Argentina

LC:  Omar, hoy se vivió una movilización del campesinado como pocas veces se había viso en la Argentina, no solo por la cantidad de organizaciones y lugares donde se movilizó, sino también por  las organizaciones en sí.

¿Qué paso en la Argentina para que Federación Agraria, las organizaciones sociales y sindicales, los campesinos pobres, los chacareros, la agricultura familiar y los agricultores indígenas del corazón profundo de nuestro pueblo se hayan unido en plan de lucha unificado?

OP: Como lo manifestamos en el comunicado de la Federación Agraria Argentina ayer marchamos junto a más de 26  organizaciones de la agricultura familiar de todo el país en la Ciudad de Buenos Aires, hasta las puertas del Ministerio de Agroindustria de la Nación, para visibilizar la grave crisis por la que atraviesan los productores de alimentos y demandar medidas urgentes, como la continuidad del Monotributo Social Agropecuario, la reglamentación de la Ley de Agricultura Familiar, tarifas y financiamiento diferenciado, entre otras.

La concentración reunió a miles de delegados de todo el país que marcharon desde el Parque Lezama hasta la sede de la cartera que conduce Luis Miguel Etchevehere, adonde se realizó un abrazo simbólico al ministerio y un acto. Con tractores encabezando la columna, cajones de verduras, flores, cerdos, pollos y una vaca, se mostró una fuerte unidad de las organizaciones de pequeños productores por un mismo reclamo.

Tras la lectura de un documento consensuado por las organizaciones que convocaron al acto, en el que se pide también el respeto al uso propio y de orden público en el régimen de semillas y  la reincorporación de los trabajadores despedidos del ministerio, se dio uso de la palabra a los representantes de cada una de las organizaciones, en un acto sobre las escalinatas del Ministerio cuyo cierre estuvo a mi cargo como presidente de la Federación Agraria Argentina.

Los pequeños productores, agricultores familiares, campesinos, somos la mayoría que el gobierno hoy se niega a reconocer, cuando se  sienta junto a un puñado de CEOS en una mesa a definir sus políticas, como lo viene haciendo con las semillas a favor de una multinacional como Monsanto. Venimos a pedir que el Ministerio de Agroindustria atienda a las organizaciones del sector en un ámbito de diálogo, pero dialogo que tiene que dar resultados.

Los productores de cerdo,  los tamberos, los de las economías regionales, que se están fundiendo y ya no pueden poner en marcha una bomba para regar o un tractor, el gobierno nacional les  dice que somos ineficientes y nos tenemos que reconvertir. ¿No será que la ineficiencia proviene de ellos que no saben reconocer que en el campo no somos todos iguales y que tienen que delinear políticas diferenciadas, como hace el resto del mundo?.

Mientras otros gobiernos protegen la mano de obra y el valor agregado en sus países, nosotros aca tenemos las recetas del libre mercado, como si fuese la ley de la selva en la que el más grande se come al más chico, y nosotros somos los más chicos.

Si el Estado está ausente los pequeños y medianos productores, campesinos e indígenas, nos vemos perjudicados por la concentración económica y la importación de alimentos que nos saca de la cancha.

Convocatoria de la marcha de ayer

Hay que promover la exportación, pero también apostar a tener un mercado interno fuerte, que es para quien producimos los alimentos la mayoría de los productores. No es cuestión solamente de agrandar la torta, sino de distribuir de un modo más equitativo. Cómo puede ser que nos paguen lo mismo que hace dos años atrás, y en las góndolas los precios que más aumentan son los de los alimentos y las bebidas. Alguien se está quedando con nuestra renta y con la de los consumidores,  agradecemos la participación de ATE. cada despido en Senasa, INTA o Agroindustria, no sólo es la pérdida de un puesto de trabajo para un trabajador o un técnico especializado, también significa menos posibilidades para los miles de agricultores familiares que trabajamos la tierra y necesitamos un Estado presente. Porque recortando el personal y el presupuesto de estos organismos, el gobierno elije beneficiar a los más grandes del sector, que pueden prescindir de esa asistencia.

LC: ¿Quienes convocaron a esta movilización?

OP: Convocaron.  ACINA – Asamblea Campesina Indígena del Norte Argentino; AGA – Agrupación Grito de Alcorta; AMRAF – Asociación de Mujeres Rurales Argentinas Federales; ATE – Junta Interna Agroindustria,         – Coordinación de Organismos Nacionales INTA, SeNaSa, SAF; ASOMA – Asociación de Medieros y Afines; FAA – Federación Agraria Argentina; FNC – Federación Nacional Campesina; FAE CTEP – Frente Agrario Evita; FARC – Frente Agropecuario Regional Campesino; FUNDAPAZ – Fundación para el Desarrollo en Justicia y Paz; INCUPO – Instituto de Cultura Popular; MNCI – Movimiento Nacional Campesino Indígena-Vía Campesina; MOCASE – Movimiento Campesino de Santiago del Estero; MOPROFE- Mov. Provincial de Pequeños Productores de Santa Fe; MTE Rural CTEP- Movimiento de Trabajadores Excluidos Rama Rural; ONPIA – Organización de Naciones y Pueblos Indígenas en Argentina; REDAF – Red Agroforestal Chaco Argentino; Red Entrerriana de Permacultura; UCV – Unión Campesina de Varela; UOCB – Unión de Familias Organizadas- Cuña Boscosa y Bajos Meridionales; UTT – Unión Trabajadores de la Tierra

 

Miguel Ángel Cabrera  movimiento 2 de Julio San José Entre Ríos

 

Los merenderos, comedores, organizaciones sociales y centros  culturales comunitarios, juegan un rol fundamental en la alimentación de grandes sectores de la sociedad, sobre todo,  de los últimos de la fila en las barriadas populares de nuestro país.

Como vimos antes,  quienes producen el 70% de los alimentos que ponemos en nuestra mesa se han unido por la pérdida de derechos conquistados y por las políticas económicas que impiden seguir sembrando  la tierra. El cinturón se ajusta cada día más pero ya le queda solo el último ojal.

Jonti, Miguel y Alba

LC:  Miguel. ¿Contamos sobre el trabajo que vienen realizando con el movimiento Político y Social 2 de Julio en San Jose, Entre Ríos?

MAC: Bueno mi nombre es  Miguel Ángel Cabrera presidente y fundador del movimiento político y social  2 de Julio, tenemos un merendero que el próximo 10 Diciembre va a cumplir 11 años y 8 años desde que somos Asociación Civil. Debido a la situación económica que es de público conocimiento que a todos nos llegan cada día estamos más complicados sobre todo por el tema de la leche  es casi imposible poder pagarla, las panaderías están cada vez peor, si no han echado gente es porque tienen un corazón enorme, y prefieren trabajar a perdidas muchas veces. Así y todo nos ayudan donando las facturas o el pan que no pudieron vender. A veces  compramos harina para hacer torta con trabajo a pulmón con los compañeros que venden rifas, empanadas o hacen donaciones. Los chicos no saben de política, al chico el único lugar de contención que le queda es el merendero, donde vienen con sus tacitas a tomar leche, donde les ayudan a  hacer las tareas, porque a veces los padres lamentablemente no pueden pagar una maestra particular que tenes que hablar de 100 a 150 pesos la hora. Ultima mente nuestro sueño es poder dar de comer algún sábado, domingo o los feriados, porque hay muchos chicos que “el ultimo plato de comida es el viernes” , en el comedor de la escuela.

Micaela Trabichet Fundación Micaela García “La Negra”

Micaela “Jonti” Trabichet, estudiante universitaria, militante social y voluntaria de la fundación Micaela García “la Negra”.

Jonti Trabichet

LC: Micaela: (Jonti como te conocen los gurises en los barrios) ¿Contanos como se vive la realidad de  los jóvenes en la barriadas populares que asisten a los espacios como este?

MJT: Si bien San José es una localidad pequeña en cuanto ha habitantes no escapa a la realidad del resto de las ciudades, la falta de sueños, de perspectivas, se perdió cuando se perdió la changa o el trabajo mas la inflación que impacta en las familias mas humildes de una manera tremenda.

Tratamos de mantenernos unidos, acompañarnos y no resignaron a perder nuestros sueños, si esos gurises y gurisas nos verían tristes en los comedores o en el barrio, sin dudas que ellos también lo estarían, porque somos su espejo muchas veces, somos el reflejo donde se miran, es por eso que llevamos nuestra sonrisa como bandera, no se puede construir esperanza en las personas desde la tristeza o el hambre, les jóvenes debemos y es nuestra enorme tarea afrontar los desafíos políticos y sociales que esta etapa del país necesita.

Organizados en las barriadas, las chacras, la escuela y el trabajo. Comprometernos con nosotros mismos, porque nuestros sueños son colectivos y debemos ser consientes que de esto se sale entre todos. El dialogo fraterno, la sinceridad, el compromiso, y un abrazo son el valor fundamental por estos días. Hay lugares donde no solo les falta un plato de comida, sino que muchas veces para esos chicos el alimento más importante es el abrazo fuerte que esperan cuando vos los vas a ver, porque el afecto escasea en tiempos de crisis y la violencia aumenta como los precios de los alimentos o el dólar.

Daniela Maquiavelo Coordinadora de Desarrollo y Acción Social Municipalidad de San Jose.

LC: Daniela San Jose es una localidad que esta en crecimiento, no es de los municipios mas grandes pero es uno de los que tiene mucha perspectiva de crecimiento, en esta oportunidad nos gustaría conocer el otro costado que le preocupa a ustedes que es la necesidad creciente en asistencia alimenticia. ¿Como están viendo esta situación?

 

Cristian Acosta (La Colonia) y Daniela Maquiavelo (Acción social San José)

DM: El estado provincial hizo un incremento en las partidas de asistencia social fundamentalmente las partidas de alimento en los últimos de los últimos días pero es  cierto que el incremento que te asigna esa partida por ahí no llega nunca a la inflación que estamos viviendo, Entonces siempre nos vamos quedando atrás, digamos con tema de la partida.  Pero bueno en lo vamos manejando en la medida que podemos, el municipio siempre está solventando los gastos que sobrepasan al dinero que la provincia, la cantidad de chicos y familias asistida actualmente en los  comedores es aproximadamente unas 120 personas entre niños adolescentes y adultos.

Macarena Villalva campesina y educadora del Colectivo agroecológico Guardianes de la Dorita Basavilvaso.

LC: Macarena, Como Mujer Campesina, Madre y Educadora, ¿podrás contarnos como vivis esta situación de los pequeños campesinos y en tu caso de los campesinos que están en tránsito a la producción agroecológica en Entre Ríos?

Macarena Villalba de Guardianes de la Dorita

MV: En este momento sabemos que hay un auge de apertura de comedores comunitarios con los cuales no estamos pudiendo trabajar porque no estamos teniendo tampoco los fondos como para poder movernos,  producir y llegar desde el campo hasta ellos, entiendo que es una pregunta compleja y voy a tratar de responder la desde la complejidad biodiversa.

La realidad que estamos viviendo hoy es muy cruda, entonces es complejo pensar en un mañana, en un cómo vamos a organizar una comida, como vamos a organizar un mes de alimentación porque no sabemos en realidad lo que pasa mañana, entonces todo lo que tiene referencia a el orden de las cosas o la escala por ejemplo si estamos hablando de huertas se complica porque en realidad no sabemos si vamos a tener el tiempo o no, para poder cuidarla.

el tema de los comedores comunitarios que generalmente  se maneja mucho por donaciones y por búsqueda desde los promotores de esos comedores, para ver que pueden y con que  pueden alimentar a la gente que va.

Nosotros no conocemos  toda la realidad de los comedores porque nosotros estamos enfocados en producir los alimentos, seguramente debe haber un montón de otras personas que la conocen más enteramente y yo puedo decir en realidad que lo que hace falta para responder todas estas preguntas que están planteadas es  una línea de construcción horizontal, pero más que nada una línea “clara de trabajo” porque no se puede pensar en estos procesos que son de alimentación, que son procesos del agua, del viento y del enraizamiento de la tierra,  como si fuera un proceso a corto plazo.

Productores agroecológicos de Rosario de Lerma, Salta, exponen su producción

Entonces los productores de la agricultura familiar que somos los que alimentamos las mesas de nuestro pueblo, en este momento no podemos ponernos en la obligación también de tener que dar esas respuesta. Tiene que ser el estado el que organice de alguna manera.

No solamente fondos como para poder producir, porque esa es la parte más fácil entregar dinero solamente es la parte más fácil y decir luego que fallaron, también es una parte fácil.

Yo creo que lo que hace falta es una guía constructiva  que podamos construir y de construir como agentes cambios sociales, que tal vez ahí está la pata más floja, no? si no nos creemos que podemos o está difícil poder hacerlo. Pero para eso bueno y seria  necesario el estado y en este momento que estamos bastante complicados es necesario que las organizaciones podamos empatizar con todas las otras organizaciones también y ir aportando no desde lo homogéneo sino desde la pluralidad.

El consumo de alimentos que tenemos hoy básicamente en Argentina se podría llegar a decir es muy básico Son 5 alimentos lo que vemos que consumimos, fideo, arroz, papa, zapallo, y algunos enlatados.  La verdad que el consumo de alimento saludable es mínimo y de alimentos frescos peor aún. No sé cómo están organizados los comedores pero es difícil que haya una nutricionista que nos guíe con un acompañamiento claro.

Guardianes de la Dorita preparando abonos naturales

Creo que la gran dificultad que hay hoy es la desazón que nadie cree en nada,  que estamos cansados, que la vemos difícil. Para salir de alguna manera de esta visión,  pero que es la visión que estamos teniendo hoy. El cambio se construye, no está dado hoy un cambio y  los cambios lo tenemos que construir y la manera de construir lo es desde adentro y desde los pequeños espacios  de la comunidad, de los barrios en los que estamos trabajando, que no hay  un genio que tiene una bola de cristal, para nada, sino que son procesos en los que vamos aprendiendo y experiencias en las que vamos transitando, las mujeres, a las que  generalmente nos dicen lo que hay que hacer y como hacerlo, hacemos las cosas con fuerza y con amor, alimentar, cuidar y poner el amor en nuestros hijos y en nuestros pares también.

Entonces yo creo en eso, en realidad creo, en la mujer, creo en el alimento y creo en la tierra y creo que los cambios se hacen a pequeña escala,  por qué se tienen que hacer en serio y se tienen que hacer bien. Entonces creo en la educación qué es necesario amar el alimento desde la escuela, un alimento que contenga no solamente lo básico, sino que se juegue un poquito más y que haya talleres de cocina en la escuela, que haya diferentes materias que trabaje con los nutrientes, con ¿Qué es alimentamos bien? ¿que es cultivar la tierra? y hacerlo, no solamente es teórico, sino también desde el hacer, las ferias, los mercados populares es algo que no podemos perder,  tenemos qué ver que ahí está nuestra cultura también.

Y en  los encuentros entre organizaciones animarnos a hablar y decir qué es lo que nos está pasando, porque seguramente,  no vamos a tener todas las respuestas para las preguntas que se nos vienen presentando, porque bueno, estamos en una realidad compleja, desde los alimentos con veneno,  hasta que se nos mueran los nenes de cáncer que son un montón, peor aun que se nos mueran de hambre.

Tenemos que tener en cuenta que  lo principal y lo más positivo qué quiero decir y ver es que los cambios los hacemos nosotros, se hacen desde adentro, se hacen desde abajo, se hacen de poco, pero se hacen constantemente.  Este es un camino en que no se va volando a ningún lado, sino que es un camino que se hace en la tierra y caminando, paso a paso.

Creo en la mujer y en los alimentos y que tienen que haber una línea directa de construcción desde el estado. A veces tenemos un estado, a veces tenemos otro y ahí es a donde tenemos que trabajar las organizaciones de base, peleando, organizándonos nosotros para acompañar a la comunidad.

 

Rene Serrano Coordinador de Comedores Concepción del Uruguay del Ministerio de Desarrollo Social de Provincia de Entre Ríos.

LC: Rene hace pocos días el Gobernador Gustavo Bordet junto a la Ministra de Desarrollo Social decidió aumentar la partida presupuestaria en asistencia social, principalmente en alimentos.

En tu responsabilidad como Coordinador de Comedores Del ministerio en Concepción del Uruguay. ¿Podes contarnos cuales fueron los indicadores que lo llevaron a tomar esa decisión?

René Serrano

no es una noticia gratificante para nosotros, que  el gobierno provincial tenga que aumentar partidas que no estaban previstas a esta parte del trabajo del ministerio. Sin lugar a dudas que tanto la ministra como el gobernador tienen un análisis claro de la realidad y los indicadores precisos, es nuestra tarea aportar esos insumos para tener una lectura rápida, acertada y poder actuar a tiempo.

Otro campo es posible

Los datos que voy a dar hablaran por si solos, en Concepción del Uruguay Hay unos 4000 chicos en comedores escolares, clubes y comedores  comunitarios con aportes para alimentos que les da el ministerio a las instituciones educativas, asociaciones civiles u organizaciones comunitarias, desde el 2015 a la fecha la cantidad de  de comedores que existían en la provincia se ha aumentado el 100% solo en los últimos 4 meses ese número ha subido un 10% mas, lo cual es gravísimo, durante muchos años después del 2000 trabajamos para que el ordenador social y eje rector de una sociedad sea el trabajo y que esos gurises puedan comer en sus casas y que la familia pueda elegir los alimentos que querían comer. El contexto político actual nos vuelve a llevar a un contexto de asistencia nuevamente, por eso aparece la duplicación de cantidad de merenderos o comedores, pero no es solo  ese es el problema, la cantidad de gurises que asisten, aumento un 130 % en el mismo periodo, y el monto asignado por la provincia por cada chico se multiplico por Tres y ahora sumando este aumento que el gobernador ha definido en estos días, el siempre ha sido claro hacia adentro y hacia afuera de su gestión que los trabajadores no serán una variable de ajuste en sus políticas de estado, y no me sorprende que preocupado con el agravamiento de esta crisis ponga énfasis en los más desprotegidos que son los gurises y familias que lamentablemente necesitan de estos espacios para poder comer o tomar una leche.  El atraso de las partidas Nacionales y el congelamiento de las mismas que no han aumentado desde 2016 junto a la quita de fondos de programas nacionales que el gobernador decidió seguir sosteniendo con fondos propios para no quitarles derechos a los entrerrianos, que necesitaban de esos programas, definen el contexto claramente, una alimento que comparábamos a $18.50 en 2016 hoy cuesta $42 y la partida nacional para compararla es la misma que en 2016.

Ya lo vivimos en la Argentina, cuando se destruye el eje rector y ordenador social que es el trabajo en la vida de las familias y del pueblo, no solo se deja desamparado, sin empleo y sin ingresos económicos a una persona o familia. Te vulnera,  te degrada, al punto más bajo que se puede llevar a una persona, que es tener que pedir ayuda para poder comer en un país y en una provincia como la nuestra.

 

Póslogo:

Procuramos que nuestros lectores puedan tener lecturas claras e información precisa para analizar un panorama social que nos atraviesa a todos. La complejidad de la situación social argentina tendrá que ponerse en agenda del estado.  

Comentarios

comentarios