miércoles , 21 noviembre 2018
Inicio » Cultura » Historias con los carros en viaje

Historias con los carros en viaje

Por Adriana Gómez y Gustavo Baccón

El viaje para encontrar el viaje.

En el día de ayer, miércoles 31 de octubre de éste 2018, un móvil de La Colonia, se dirigió al encuentro de la marcha “Camino de los abuelos”; que partiera desde Santa Anita el domingo pasado.

La falta de señal para los teléfonos celulares de los caminos por los que transitan, jugó pasadas que eran dignas de las épocas rememoradas por la travesía: Preguntar en los parajes atravesados por el tiempo que había transcurrido desde que habían pasado, “leer” las huellas de los carros en el polvo del camino fueron los artilugios que nos llevaron al encuentro.

A unos pocos kilómetros de adentrarnos en la tierra, una de las camionetas de apoyo se dejó ver. Era la gran camioneta roja, ex ambulancia seguramente, que iba de coche de apoyo. Aunque desafortunadamente, estaba detenida con un  desperfecto que, aunque aparentaba ser leve, la dejó rezagada.

El largo camino de tierra que parte de Paso de la Laguna hasta María Grande, sin tener un pueblo en sus casi ochenta kilómetros, nos condujo hasta el arroyo Moreyra, una vena de agua que está muy cerca de mitad de itinerario, donde los carreros estaban detenidos acampando.

El lugar, una verdadera muestra de la belleza de la Selva Montielera mixturada con un puente bastante importante que sirve de cobijo en estos días para los trashumantes; en caso de sol o lluvia.

Hasta allí llego el móvil de La Colonia

Unos autos de apoyo estacionados a la vera del  puente, denunciaron la presencia bajo nivel, de carruajes, caballos y aventureros.

Un predio verde, que dejaba un claro para estacionar los carros y pastar los caballos, era el preludio del campamento donde una veintena de hombres de varias localidades, se afectaban a tareas varias; desde cocinar una suculenta sopa de gallina (Las gallinas se trasladaron vivas en jaulas, al estilo de la época por supuesto), hasta pescar, desde acomodar algún bagayo en los  carros; hasta ensayar una  pesca.

Camaradería, anécdotas y extraños amores.

Documentalistas.

La cooperación y el compañerismo se palpaba en cada gesto, en cada chiste hasta en cada orden, necesaria para la supervivencia. El grupo era seguido permanentemente y casi imperceptiblemente por dos documentalistas contratados a tal fin.
Carlos Hoffmann, un experimentado camarógrafo y productor del medio  y Marcelo Coutinho, un periodista especializado en turismo (Paralelo Turístico, programa televisivo regional y Fundación Paralelo Turístico, a la postre la institución que representaban en este raíd) ambos concordienses que son verdaderas sombras del equipo: Están pero no interfieren con el fin de documentar lo más acépticamente posible el viaje.

En ese clima, vemos una muñeca. Sí: Un juguete.
Nos llamó la atención, nos contaron que estaba tirada a la vera del camino, y fue subida a los carros. Una testigo inusual para un viaje inusual; aunque no la única: Está “Santa María”, un cachorrito negro bastante bebé de unos cuarenta días, que también subió a los carros al hallarse abandonado a la vera del camino, cercano a la salida el día lunes.
El perro pasará a ser la mascota del Museo Pedro A. Sack, en Aldea Santa María (De allí el nombre) aunque los raidistas afirman que al saberse de su existencia por las redes sociales, recibieron no pocos pedidos de adopción para el pequeño peludo azabache.

Un capítulo aparte son los caballos, enseguida de ponernos a conversar con los acampantes, Francisco Schmit, el más joven del viaje, con pelo enrtastado nos dice: “Nombrá a  “Gorda” y “Lobuno””, los dos caballos que pocos días antes fueron adquiridos para la ocación; Pero que, nos confiesa “Ya son parte de la familia”.

Extraño caso de madrinazgo están viviendo dos caballos que vinieron de las aldeas del departamento Gualeguaychú, “La Firula del Forza” y “Huevo de Pato”. Los equinos jamás se habían visto, provienen de campos distantes, pero el sábado antes de partir desde Santa Anita, fueron cargados juntos en un remolque en Aldea San Juan. Ariscos y problemáticos para subir al rodado, compartieron, sin embargo, el viaje hasta el camping “Mi Recuerdo” donde pasaron la noche del sábado y ya no se separaron más: Pastan Juntos, bajan a beber agua, juntos, cuando un arriero agarra uno para enfrenar, el otro está presente a pocos centímetros como vigilando.

El problema es que se atan en carros separados!!! son de distinto dueño… Y generan todo tipo de inconvenientes si no van carreteando uno detrás del otro. Ellos deciden el orden de sus dos carros. Algunos viajeros son acostumbrados a los caballos, y reconocían que, si bien conocían estos casos (Llamados “Madrinazgos”) jamás tuvieron noticias de uno tan intenso y en tan poco tiempo.

Hoy gran baile, gran.

Para el día de hoy jueves, los carreros esperan la visita de sus familiares, están preparando la “Cocina de Campaña” para agasajarlos, y dicen que habrá baile. El Moreyra se poblará de sonidos a polcas rusas, quizás como pasó en 1900, cuando los abuelos hicieron el camino inverso con destino eterno a Santa Anita.

Abelino Riedel es quien, visiblemente, organiza, media, atempera la caravana; aunque todos son visiblemente importantes, nesesarios y presentes. El doctor Silvio con su impronta tranqui, Delio  el más veterano y divertido, aunque en este viaje tiene competencia interpretativa en Claudio, uno de los del departamento Gualeguaychú. Juanma en la cocina, José Luis el veterano periodista concordiense que se autodefine como “de Concordia y de Aldea Santa María”; pero mejor: ¿Porque no los nombramos a todos, contamos su localidad de origen y edad? así no escapa nadie a esta historia.

Viajeros en “Carro Alemán de 4 ruedas”

Nos pidieron que aclaremos fidedignamente el nombre de la mayoría de los vehículos , ya que en la zona se los llama simplemente “Carro Ruso” pero, nos aclaran, que el carro riso existe y es distinto al conocido “Carro Verde”, que por diseño e historia es el “Carro Alemán de cuatro ruedas”

Los viajeros, algunos datos y una aventura que merece repetirse sin ninguna duda:

-Juan Carlos Fuchs (50) de Aldea San  Juan viaja en jardinera.

-Lito Herrlein(68) de Santa Anita viaja en carro.

-Germán Asselborn (33) De Don Torcuato (Bs. As.) Viaja en carro.

-Silvio Gustavo Kippes(44) de Santa Anita, viaja en carro, es el médico de la expedición.

-Juan Carlos Scheigel Huck(67) es de Cap. Federal viaja en carro. Integrante del Centro Argentino Cultural Wolgadeutsche.

-Gustavo Leonardo Sittner(46) es de Aldea San Antonio viaja en carro.

-Javier Fabián Euler(51) es de Aldea San Antonio viaja en jardinera.

-Abelino Hugo Riedel(68) Es de Santa Anita y viaja en carro.

-Marcos Salvador Riedel(41) es de Santa Anita y viaja en carro.

-Juan Manuel del Sagrado Corazón de Jesús Bertalán (42) de Santa Anita, vehículo de apoyo y cocinero.

-Francisco Ezequiel Schmit (23) Santa Anita en carro con “Gorda” y “Lobuno” sus caballos.

-Alberto Asselborn(65) de Santa Anita en carro.

-Miguel Rohr (58)de Bernal (Bs As) en vehículo de apoyo.

-José Luis Sack (57) de Concordia y Aldea Santa María, carro.

-Ruben Oscar Schmit(53)Santa Anita en el carro “Don Santiago”

-José María Riedel (66)Santa Anita en carro.

-Claudio Ricardo  Michel(46) en carro.

-Delio Antonio Egel(69) de Santa Anita en Carro.

-Mario Alberto Heis(65) De Crespo en carro.

-Luciano Hoffmann(63) de Santa Anita  en vehículo de apoyo.

Comentarios

comentarios