sábado , 20 octubre 2018
Inicio » Novedades » Salto Grande ajusta y se teme privatización de su sistema de transmisión electrica

Salto Grande ajusta y se teme privatización de su sistema de transmisión electrica

La represa de Salto grande tiene su justificación funcional basada en dos patas: La generación de energía eléctrica a través de la central hidroeléctrica, ubicada en el medio Uruguay, a la altura de las ciudades de Salto, en Uruguay, y Concordia, en Argentina; y la transmisión de esa energía a los centros de consumo, a través de las líneas de transmisión existentes hasta Colonia Elía; en Argentina, y San Javier, en Uruguay: Donde en origen y destino se encuentran cuatro subestaciones transformadoras que se encargan, además del traslado, de la estabilidad del servicio y corrección y puesta a punto del gran caudal energético generado. Este caudal fue estimado por trabajadores del complejo, en un aproximado al diez por ciento del consumo nacional Argentino y un cincuenta por ciento de dicho consumo en Uruguay.

Hace unos meses, según fuentes de los trabajadores del complejo, el área de transmisión, se ve asediada por un contradictorio plan de doble cara: Por un lado un millonario proyecto de modernización de equipamientos, que comprendería las cuatro subestaciones mencionadas y tiene previsto una inversión de casi cincuenta millones de dólares-ya gestionados en el Banco Interamericano de Desarrollo BID- y por el otro lado un proyecto de achique de personal en dicha área, que propone desde las gerencias generales, dejar tamañas subestaciones sin operadores en determinado momento, y la reducción de los mismo a una expresión tan mínima que, al decir de las fuentes consultadas, no garantiza la operación de dichos equipamientos.

En el círculo verde el sistema de transmisión de salto grande. Las lineas rojas representan el sistema interconectado Argentino-Uruguayo de transmisión en medio millón de voltios de la región litoral.

La justificación de estas propuestas aparentemente tan contradictorias: Invertir en algo que viene funcionando sin inconvenientes hace cuarenta años, y que podría seguir haciéndolo por buen tiempo más, y reducir personal, la encuentran; quienes allí trabajan-incluso los sindicatos, quienes estarían trabajando contra reloj en propuestas alternativas y salidas urgentes a la prensa para comunicar lo que viene sucediendo en la binacional- en la intención privatizadora de dicha área que existe en los gobiernos que conforman las partes propietarias, es decir: Uruguay y Argentína.
Si bien Uruguay no ha manisfestado ímpetus privatizadores, ha venido prestando acuerdo en las políticas implementadas en el organismo desde diciembre de 2015 a la fecha, esto incluye, apoyó unos quince despidos sin causas o por causas cuasi políticas del lado Argentino.

El gerente general argentino, Ingeniero Manuel Hirigoyen, es un viejo militante de las causas privatizadoras de Menem en los noventas, cuando revestía como jefe de Hidrología en la Hidroeléctrica.

Comentarios

comentarios